Un fármaco para la esquizofrenia puede ayudar a pacientes de anorexia

Quetiapina, fármaco prescrito normalmente para la esquizofrenia, podría ser de ayuda para pacientes de anorexia nerviosa. Es lo que muestra un estudio en el que 9 de 19 pacientes con anorexia nerviosa ganaron peso fácilmente durante 10 semanas de tratamiento con quetiapina.

La explicación de los científicos, de la University of South Florida, reside en que los pacientes de anorexia nerviosa presentan normalmente ansiedad, depresión, obsesión y comportamientos compulsivos, algunos de los síntomas siendo semejantes a los de la esquizofrenia. Es por ello por lo que los científicos aseguran que la reducción de estos síntomas (conseguido con quetiapina), ayuda a conseguir peso de forma más fácil. El más común de los efectos secundarios con el tratamiento de quetiapina fue somnolencia.

No obstante, estos resultados hay que tomarlos con precaución hasta que nuevos estudios con mayor cantidad de pacientes sean realizados.

Related Posts with Thumbnails

Post to Twitter Post to Facebook

5 comentarios a Un fármaco para la esquizofrenia puede ayudar a pacientes de anorexia

  1. cirugia estetica
    Septiembre 16th, 2008 en 7:28

    tenía era un tremendo transtorno de alimentación y de plano ya estaba debrayando. me internaron en un psiquiátrico como tres meses, ahí me saturaron de pastillas de todo tipo y me empezaron a dar una dieta para subir de peso, yo comía pero cuando no se daban cuenta las enfermeras me iba a vomitar, hasta q´ me dejaron salir del hospital, ahí conocí a varios chavos (xq´ en el hospital había hombres y mujeres) con los q´ empecé a salir, pero estaban más mal q´ yo, no sé creo q´ de alguna manera lo hacía para vengarme de mi mamá x haberme internado en ese lugar, hacía puras estúpideces, me alcoholizaba hasta perderme y me metía con el tipo q´ se me pusiera enfrente, así q´ los internamientos en el hospital empezaron a ser cada vez más frecuentes, en 3 años estuve internada 14 veces, sufrí como no tienen idea, xq´ a pesar de estar delgada ´sentía q´ nadie me aceptaba y la neta los tipos con los q´ salá sólo se aprovechaban de mí y cuando se aburrían me mandaban al diablo, entre todo lo q´ hice también le robé dinero a mi mamá para comprar laxantes y diuréticos, nunca llegué a drogarme xq´ mis verdaderos amigos se encargaron de evitarlo, pero sí empecé a cortarme los brazos con navajas y a quemarme el cuerpo con cigarros, llegué hasta el punto de intentar suicidarme, y no fue una vez sino tres. la última vez q´ estuve internada fue en diciembre del año pasado, ahí conocí a un psiquiátra q´ es otra onda, lo primero q´ me dijo ´fue q´ yo era el ser más patético q´ había conocido en su existencia, xq´ la mayoría de las pacientes ahí estaban x ondas realmente complicadas de la mente y no x una obsesión de estar delgada, q´ no entendía como a mi edad me gustaba la idea de estar todo el día tomando antidepresivos, ansiolíticos y no se cuanos chochos más q´ me tenían totalmente estúpida y en calidad de zombie, y q´ si yo no quería salir de eso mejor pidiera q´ me cambiaran de médico xq´a él le daba bastante flojera, creo q´ todo eso era lo q´ yo necesitaba para decidir salir adelante, xq´ a partir de ese momento cambié x completo empecé a comer, dejé de vomitar y recuperé las ganas de vivir. actualmente llevo 6 meses sin´regresar a un hospital

  2. jose megias verges
    Octubre 16th, 2008 en 9:30

    Llevo mas de 2 años recopilando información sobre las enfermedades mentales y sobre las nuevas técnicas que se están aplicando.Como sabemos la Psiquiatría dice que la esquizofrenia es incurable, cuando en realidad deberían decir que no saben curarla.Uno de los motivos esta en que no aplican controles de saliva ,ADN y escáner en 3D con equipos de 10 GIGA BITS y psicocirugia para poder tratar estas enfermedades,estos datos genéticos permitirian un mejor estudio de las enfermedades y un mejor tratamiento ya que acualmente se utiliza la “botica de la abuela” es lo que hay y gracias.El problema esta en que las autoridades de este país me refiero a los gobernantes y las multinacionales farmacéuticas ,no están por esta labor los primeros por los costes que acarrean y los segundos porque dejarían de vender las (pastillas) .Todas las asociaciones que se dedican a las enfermedades mentales deberían empezar a plantearse la necesidad de realizar un cambio de rumbo ya que cada vez hay mas asociaciones y mas enfermos .Mi propuesta es que deben luchar para que los gobiernos empiecen a aplicar las nuevas técnicas y que las inversiones estén controladas ya que se destinan a estudios que hace muchos años ya están probados en otras partes del mundo,deberian unificar los estudios al igual que hemos hecho con el euro .Quiero agradecer a todas las personas que se dedican a esta población que su única salida son las pastillas con el consiguiente deterioramiento que sufren cuando llegan a una edad avanzada

  3. jose megias verges
    Noviembre 7th, 2008 en 12:59

    Un ‘bisturí molecular’ permite reparar el ADN para eliminar enfermedades
    Reparar’ genes para curar enfermedades, hasta hoy, era inviable. Pero, después de cuatro años de investigación, un grupo de científicos españoles ha conseguido “extraer las células con el ADN dañado, repararlas y reimplantarlas después al paciente”. “Es la primera vez que se demuestra que de una manera dirigida podemos atacar el lugar que nosotros queremos en el ADN con la máxima especificidad”, indica a elmundo.es Guillermo Montoya, jefe de la investigación.

  4. jose megias verges
    Abril 15th, 2011 en 13:04

     
     
     
     
     
     
    he recibido este comentario puede que os interese

    Neuronas a partir de células de la piel para ver la esquizofrenia


    ElMundo.es (por Isabel F. Lantigua)

    jueves, 14 de abril de 2011

    Un 1% de la población mundial vive etapas de desconexión de la realidad, periodos caracterizados por paranoias y alucinaciones, tanto visuales como auditivas. Son los síntomas característicos de la esquizofrenia, un trastorno mental que, a pesar de que los investigadores llevan más de un siglo estudiándolo, sigue siendo bastante desconocido.

    Un equipo del Instituto Salk de Estudios Biológicos (La Jolla, California) ha logrado, gracias a la reprogramación celular, estar un paso más cerca de comprender la biología que se esconde tras esta enfermedad. Y ha constatado que, sin duda, la esquizofrenia es “un trastorno genético”.
    Según explica a ELMUNDO.es Fred Gage, coordinador del trabajo, “hemos convertido por primera vez células de la piel de pacientes esquizofrénicos en neuronas, un modelo que nos ha permitido observar que existe un déficit en la forma en que las neuronas de los afectados se conectan entre sí y también nos ha revelado nuevos genes implicados en la enfermedad”.
    El equipo, que publica su investigación en la revista ‘Nature’, aisló células de la piel de cuatro esquizofrénicos. Utilizando las técnicas de reprogramación las convirtieron en células iPS (células pluripotenciales inducidas), que se caracterizan porque se pueden transformar en cualquier tipo celular del organismo (ya sean neuronas, hepatocitos….) y las cultivaron para que se transformaran en neuronas. Esta técnica permite retroceder en el tiempo y llevar células adultas a un estado simliar al de las células madre embrionarias.
    Repitieron el mismo proceso con personas sanas y después, compararon las neuronas conseguidas de unos y otros. “Encontramos que las neuronas de los esquizofrénicos eran diferentes y se conectaban peor entre sí”, indica Kristen Brennand, otra de las autoras.
    “Nadie sabe hasta qué punto los factores ambientales pueden contribuir al desarrollo de la esquizofrenia, pero al fabricar este modelo hemos podido sacar ese aspecto de la ecuación y centrarnos sólo en las causas genéticas y biológicas“, señala la investigadora.
    Así, “identificamos casi 600 genes cuya actividad estaba mal regulada en las neuronas aisladas de los pacientes esquizofrénicos. El 25% de estos genes ya se habían relacionado con la enfermedad anteriormente, pero los otros no”, dice Brennand. Para Gage, “esto demuestra claramente que la esquizofrenia es una enfermedad genética, que existe una disfunción neuronal que es independiente del ambiente”.
    Fármacos personalizados
    También aprovecharon este modelo, que es la primera vez que se consigue de una enfermedad mental compleja, para probar la eficacia de los fármacos. Tras administrar diversos antipsicóticos descubrieron que sólo loxapina aumentaba la capacidad de las neuronas para establecer conexiones con sus vecinas y también afectaba a la actividad de varios genes.
    “Los fármacos para la esquizofrenia tienen más beneficios de los que pensamos. Pero por primera vez tenemos un modelo que nos permite estudiar cómo funcionan en vivo y empezar a correlacionar los efectos de la medicación con los síntomas”, explican los autores. “Esta investigación da un paso más hacia la medicina personalizada. Nos permite examinar neuronas derivadas del propio paciente y ver qué fármaco es el que le viene mejor. Los enfermos se convierten en sus propias cobayas”, afirma Gong Chen, profesor de Biología que también ha colaborado en el trabajo.
    Asimismo, este modelo, que es una de las principales aplicaciones de las células iPS, se puede repetir con otras enfermedades mentales que siguen siendo un misterio, como el autismo o el trastorno bipolar. Ya se hizo algo similar hace un mes para el Parkinson.
    “La esquizofrenia ejemplifica muchos de los retos de investigación que suponen las enfermedades mentales. Sin entender las causas y la biología del trastorno perdemos la capacidad de desarrollar tratamientos efectivos o de tomar medidas de prevención. Por eso este trabajo es tan importante, porque abre una nueva puerta al estudio de la patología”, concluye Gage.

  5. jose megias verges
    Abril 5th, 2012 en 19:38

     
    ayahuasca para tratar la esquizofrenia
    Salud alternativa
    Utilizando la ayahuasca para inducir alucinaciones, un equipo de psiquiatras y químicos argentinos han indagado en el origen de esta enfermedad, que son las disfunciones neuroquímicas, no psíquicas. Así abren la puerta a tratamientos farmacológicos más eficaces.

    El objetivo de un psiquiatra debería ser lidiar contra la pérdida de la razón, es decir, recuperar para la persona lo más valioso, lo que nos distingue como especie”, asegura en su consultorio de Buenos Aires el psiquiatra Jorge Ciprian Oliver, secretario científico de la Asociación Argentina de Psiquiatría Biológica, ex presidente de la World Federation of Societies of Biological Psychiatry y uno de los máximos responsables de una investigación inédita en el campo de la psiquiatría. Junto a varios eminentes químicos orgánicos, ha dado un paso más en el estudio de la esquizofrenia como consecuencia de problemas más metabólicos que psíquicos. Lo especial de su estudio es que para ello ha utilizado la ayahuasca, una bebida enteógena de origen amazónico, en la investigación de la química cerebral de las alucinaciones. Tras décadas de trabajo, Ciprian Oliver ve un avance teórico que podría abrir la puerta al descubrimiento de una cura farmacológica para esta dolencia. Al haber descubierto el funcionamiento de la neuroquímica cerebral en ciertos fenómenos alucinatorios, la posibilidad de acceder a medicamentos que frenen la evolución de la esquizofrenia está más cerca. Según estadísticas de la Federación Mundial de Psiquiatría Biológica, el 1% de la población mundial padece esta forma de psicosis, caracterizada por alucinaciones, delirios y una progresiva desconexión de la realidad. Ciprian Oliver la describe así: “Es una enfermedad que produce tal sobrecarga de información que el cerebro se atrofia”.

    El dato
    La esquizofrenia es una enfermedad mental, perteneciente al grupo de las psicosis, que se caracterizan por que en algunos momentos los pacientes pierden contacto con la realidad y sufren alucinaciones, sensaciones o percepciones sin una base material, y delirios, ideas erróneas sobre la realidad basadas en trastornos sutiles del pensamiento.

    Metilados no exógenos
    Para comprender mejor la investigación del equipo argentino debemos remontarnos al descubrimiento de la sinapsis neuronal y de los neurotransmisores, las moléculas que trasmiten información de neurona a neurona. A finales de los años cuarenta del siglo pasado la psiquiatría se vio revolucionada por estudios con sustancias alucinógenas, como la mescalina o la psilocibina, que vinculaban los efectos de estas a los síntomas de ciertas psicosis. En 1952 se asoció las alucinaciones a la presencia en el sistema nervioso de productos metilados, “un grupo molecular formado por un carbono y tres hidrógenos que modifica la conducta de toda molécula”, explica Ciprian Oliver. En sucesivos estudios sobre la metilación se descubrió este tipo de elementos en pacientes esquizofrénicos no medicados, lo que significaba que no solo podían tener un origen exógeno, generado por drogas, sino que, como sucedía en el caso de estos pacientes, el propio organismo los puede producir. En Argentina el doctor Edmundo Fisher comenzó a estudiar la presencia de sustancias alucinógenas en la orina de los enfermos de esquizofrenia. Ciprian Oliver tomó el testigo y siguió la metodología de este “ilustre químico”, como lo define el psiquiatra. De este modo halló grupos metilados en cerca del 40% de los pacientes esquizofrénicos estudiados.

    Varios equipos de médicos y químicos siguieron esta línea de trabajo, lo que hizo que en los ochenta fueran identificadas dos moléculas muy activas en la función neurotrasmisora: la monoaminoxidasa y la catecol-O-metiltransferasa. La primera transporta los compuestos metilados y la segunda los elimina, algo que no funciona bien en los esquizofrénicos, quienes, como explica el doctor Ciprian Oliver, “presentan una hiperactividad metilante y una hipoactividad inhibidora de los metilos”.

    Poder curativo
    Pero ¿cómo hace su aparición en esta historia la ayahuasca, bebida milenaria de uso ritual en las culturas indígenas del Amazonas? Durante varias giras académicas de Ciprian Oliver por Ecuador, Perú y Paraguay en las que hablaba de estas disfunciones neuronales, algunos colegas le indicaron que su descripción de lo que definía como “proceso de transmetilación patológica” presentaba semejanzas con los resultados de estudios sobre la mente de los que tomaban el brebaje chamánico. El instinto investigador del psiquiatra le dictó que debía comparar el proceso mental de los usuarios de ayahuasca con el de los pacientes de esquizofrenia. “Me introduje en una de estas comunidades y sus chamanes me dejaron traer muestras de la liana y del arbusto con los que se prepara la ayahuasca, así como la bebida ya preparada, que en la mayoría de las tribus es tomada únicamente por el chamán y sus discípulos, quienes interpretan la alucinación que produce como una manifestación del espíritu maligno que está enfermando a la persona y así ejercen sobre él sus poderes curativos”, cuenta el médico. Entre finales de los ochenta y principios de los noventa Ciprian Oliver viajó en varias ocasiones a distintos poblados de Brasil, en cuyas ceremonias participó. Su integración con los nativos le permitió llevar la sustancia a Argentina. La bebida combina dos plantas que contienen dimetiltriptamina y arminas, estas últimas inhibidoras naturales de la monoaminoxidasa, que es a su vez una metabolizadora de la serotonina. La química cerebral que produce el brebaje se corresponde con el proceso alucinatorio esquizoide. Ciprian Oliver decidió entonces colaborar con un equipo de profesionales del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), un prestigioso organismo oficial de investigación argentino, para profundizar en su trabajo. A cargo de ese equipo estaba el químico Alberto Vitale,
    quien aceptó la utilidad del modelo.

    “En la investigación científica se busca aislar el problema y con los pacientes esquizofrénicos hay muchos factores que estudiar, mientras que en la esquizofrenia alucinatoria de los bebedores de ayahuasca los efectos son fáciles de aislar”, comenta. Y detalla: “Buscábamos en la orina de los pacientes la dimetiltriptamina, y eso fue lo que encontramos”. El trabajo duró más de una década e incluyó una minuciosa selección de pacientes esquizofrénicos aún no medicados –los hallaron en casos incipientes de leñadores de la selva–, así como el análisis riguroso de cientos de muestras de orina de bebedores de ayahuasca novatos y veteranos. Tras verificar a través de la técnica cromatográfica que en ambos grupos se registraba un exceso de metilos en la orina, faltaba saber con exactitud cómo actuaban estas sustancias alucinatorias. “Entonces comenzamos a trabajar con dimetiltriptamina marcada radiactivamente. Se la inyectábamos a conejos grandes, a los que se les hacía una tomografía computerizada para ver cómo actuaba”, recuerda Vitale, que completa con humor la historia: “No podemos saber si el conejo tiene alucinaciones, pero sí que la sustancia va a la parte del cerebro más rica en receptores de serotonina”.
     

Deje una respuesta

Puede usar estos tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.